Único y muy personal

SUBLIMACIÓN

Mediante esta técnica de impresión podremos disponer de objetos con un gran carácter personal. Es la opción adecuada para plasmar un diseño y darle vida a tazas, alfombrillas de ratón, textil y muchos otros objetos más.

La tinta de sublimación no es realmente tinta sino partículas de pigmento sólido suspendidas en un fluido portador. Cuando se imprime en papel de transferencia, los colores “se apagan” y permanecen así hasta que se aplica en la prensa la cantidad correcta de calor y de presión. Cuando eso ocurre, los pigmentos sólidos se gasifican, los polímeros del sustrato se abren y la presión convierte el gas en moléculas poliméricas. Cuando el sustrato se enfría, los polímeros se cierran y el gas se solidifica, con lo que los colores vivos pasan a formar parte permanente de la superficie del sustrato.

Objetos genéricos, hechos tuyos.
Que los clientes de tu empresa desayunen cada mañana viendo tu marca en su taza, que en las alfombrillas de ratón que reposan en sus mesas de oficinas o domicilios

dispongan de la información de tu negocio siempre a mano. Esto son solo dos ejemplos de lo que la sublimación puede proporcionarnos.